Consejos para invertir en inmobiliarias

consejos para invertir

La Inversión en inmuebles hasta ahora, era una acción exclusiva de poderosos fondos de inversión tanto a nivel nacional como internacional. Esta tendencia se ha visto alterada a favor del pequeño y mediano inversor, debido a la recuperación económica que ha experimentado el país de forma generalizada, y como consecuencia de ello, el desbloqueo de los créditos bancarios o hipotecarios. Invertir en inmobiliarias, ya sea para adquirir una vivienda, un local o una vivienda para su posterior arrendamiento, debe hacerse de forma reflexiva o a través de una agencia de inversiones.

Analizar la situación del mercado

Este tipo de operaciones deben realizarse sin ninguna prisa, analizando la situación en que se encuentra el mercado, atendiendo a aspectos tan importantes como pueden ser el precio, comparar distintas zonas o si la vivienda reúne las condiciones necesarias para proceder a su arrendamiento, si fuera este el fin de su adquisición.

Zonas en crecimiento y revalorización

La elección de un buen barrio residencial, que ofrezca garantías de crecimiento y revalorización es imprescindible. Con una infraestructura capaz de ofrecer los servicios necesarios como colegios, zonas verdes, buena comunicación etc., en definitiva, barrios o zonas en expansión que se revaloricen por sí solas. De esta manera conseguiremos un aval lo suficientemente fuerte como para proceder a su venta o alquiler y conseguir el beneficio deseado.

Excluir de nuestra elección gastos de comunidad elevados

Una vez elegida la zona donde se va a adquirir la vivienda debemos centrarnos en el estado de la vivienda en cuestión, en detalles como el equipamiento, si tiene garaje o ascensor. También las zonas de luz son importantes, una vivienda con una buena iluminación será más fácil de vender o alquilar que otra en la que la luz artificial sea necesaria para tener la claridad suficiente. Otro aspecto importante a tener en cuenta, es el hecho de excluir entre nuestras posibles inversiones, zonas o residenciales, donde los gastos como los de la comunidad sean muy elevados, o nos ofrezcan unos servicios innecesarios y que supongan un gasto excesivo en su mantenimiento, ya que esto reducirá de forma ostensible los beneficios que de nuestra inversión esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *