Consejos para el éxito empresarial en Internet II

Exito en internet

En esta segunda parte, concluyo lo que para mi son los puntos clave inprescindibles del éxito en Internet.

Tu red particular

Para tener visibilidad online, necesitas que se sepa de ti seas compartido en Facebook y Twitter al menos. Si tus visitantes no comparten el contenido de tu sitio web sólo tendrás un tráfico puntual.

1. Haz una lista de personas influyentes de 30 sitios en tu sector o similar, que no sean competencia directa:

  • Comenta en sus blogs.
  • Envíales un correo electrónico para presentarte.
  • Felicítales por un artículo que te gusta.
  • Síguelos en Twitter.
  • Compartirte su contenido en tu Facebook.
  • Envíales un borrador de tu artículo antes de su publicación y pregúntales lo que piensan. Te aseguro que funciona.
  • Intenta crear y mantener una buena relación en el tiempo. Dar, recibir

2. Crea un vínculo “compartir” en las diversas secciones de tu sitio.

3. Al publicar un artículo, no olvides pedir puedes pedir que lo compartan.

Pasa la mitad de tu tiempo captando clientes.

Tanto si trabajas online como si no: Encontrar clientes es una regla de oro para cada negocio: Si no hay clientes, no hay ventas, si no hay ventas: Final de Tu negocio.

Aquí están las fuentes de tráfico cualificado que puedes utilizar para tu negocio online:

Motores de búsqueda: el objetivo es colocarse en los resultados de las consultas que tus clientes potenciales están haciendo en Google. Si estás bien posicionado en Google, tienes tráfico. Esta estrategia, llamada SEO, está basada principalmente en tres pilares:

  • El contenido relevante.
  • La correcta optimización de páginas/sitios.
  • Tener enlaces entrantes de calidad.

En este enlace encontrarás las directrices de Google para tener un buen SEO en tu sitio web: Sitio de Google para webmasters

Publicidad: comprar campañas de publicidad y también tráfico. Google, Facebook, Twitter, Linkedin, Youtube, tienen millones, miles de millones de visitantes. Ellos estarán encantados de enviarte una parte de sus visitantes si te publicitas con ellos.

Marketing por correo electrónico: enviar un emailing es una manera muy eficaz de traer de vuelta a los visitantes que ya han estado en su sitio. No sólo aquellas personas ya te conocen, sino que además, en algún momento se han suscrito a tu lista. ¿Aún no tienes lista? No esperes más.

Blog: mantener un blog en tu sitio es una excelente fuente de tráfico. Imagina que vendes accesorios para bicicletas: es muy sabio publicar artículos con trucos para la bici en una sección del blog con el fin de atraer más tráfico a tu sitio.

Redes sociales: una activa presencia en Facebook, Twitter y otras RRSS presencia también es una buena manera de atraer tráfico a tu sitio.

No olvides organizar tu trabajo

Crear tu sitio, probar diseños, optimizar formularios para conseguir correos electrónicos, escribir las condiciones generales de venta, lanzar tu Facebook y páginas de tu cuenta de Twitter, producir contenidos, promocionar tu sitio, perseguir back links de calidad…

Es larga la lista de cosas que hacer, y rápidamente estarás abrumado.

Hay un rasgo común compartido por todos aquellos que tienen éxito profesional: la capacidad de priorizar y enfocarse en una tarea.

Aquellos que se dispersan sobre 20 cosas a la vez o se quedan bloqueados sin decidir qué hacer no consigues resultados satisfactorios.

Hay toneladas de herramientas para gestionar tu tiempo. Por mi parte, me gustan listas de tareas realistas. Puedes hacerlo en versión papel en una la agenda, o utilizar los calendarios de Google o herramientas de Outlook, que son gratis y perfectos para esto.

¿Los beneficios? Será capaz de ver si tus metas son realistas. Si olvidas algo en el camino. Sabrás cuando has terminado tu jornada de trabajo. Y día tras día, conseguirás tus objetivos.

El plan B

Si tu sitio no despega, ¿sabes lo que haces? Si tu promoción de la semana es un fracaso, ¿Tienes un plan B?

Siempre debes tener un escenario de suplencia, otra oferta, otro producto o incluso otra idea de negocio.

En resumen

Los empresarios y los soñadores son casi iguales. Ambos quieres tener el control de sus vidas. Deciden lo que hacen de su tiempo. Los grandes proyectos nacen siempre de una idea, un sueño hecho realidad. Sólo una cosa distingue a empresarios de soñadores: la palabra de la acción. Emprender, es ir un poco más allá de una simple idea, es hacer que suceda.

Hay muchas personas que dicen que va a crear un gran negocio, que han tenido la idea del siglo pero a menudo son soñadores. No entienden que la idea no es nada. Lo importante y complicado a la vez es hacer que suceda. Generalmente la mayoría no lo hará. ¿En qué grupo te encuentras tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *