La importancia del departamento de compras

departamento de compras

El departamento de compras de una empresa se ocupa de la gestión de todas las actividades relacionadas con la programación, la coordinación y la ejecución de la adquisición de todos aquellos materiales que una compañía requiera para el desempeño de su actividad.

A priori podría pensarse que estos materiales son los que se necesitan para la posterior fabricación de los productos que la empresa vende, pero también entran dentro de esta categoría otro tipo de adquisiciones, como los materiales de oficina o el equipamiento tecnológico y electrónico, por sólo nombrar algunos ejemplos.

Qué es la consultoría de compras

La consultoría de compras es uno de los órganos más importantes dentro de este departamento. Si bien puede estar ubicado dentro de la estructura interna de la empresa, la mayoría de consultorías de compras son externas a la empresa, como es el caso de esta web.

Este tipo de consultorías se encargan de las funciones de las compras más importantes, como son las estrategias de negociación con proveedores, imprescindibles para garantizar una reducción de costes eficiente y rentable en los procedimientos de adquisición de los materiales necesarios para la actividad propia de cualquier empresa.

Garantizar una máxima eficiencia dentro de cada uno de los elementos que integran la cadena de valor es el objetivo que se persigue dentro de una compañía, y es por ello que las funciones que realiza una consultoría de compras son tan relevantes dentro del departamento de compras (habida cuenta de que el valor de las materias primas representa entre un 40% y un 60% del valor final del producto en la mayoría de los casos).

Cuáles son las funciones del departamento de compras

Bajo el asesoramiento constante de la consultoría de compras, el departamento de compras debe organizar la compra de insumos, materiales y demás elementos necesarios seleccionando los proveedores más adecuados en relación calidad-precio para la empresa.

Es importante, en este sentido, no sólo evaluar los distintos presupuestos que ofrece cada proveedor, sino llevar a cabo un procedimiento de homologación de proveedores para analizar los riesgos que comportará para la empresa el confiar en los productos y servicios de un proveedor, u otro.

Por otro lado, el departamento de compras debe monitorizar todo aquello que afecte a estas operaciones de adquisición y gestionar cualquier problema que surja en relación con la calidad, los pagos, las devoluciones o los faltantes. Y en última instancia, debe encargarse de que siempre se cumplan las políticas de la empresa a lo largo de estos procedimientos de adquisición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *